Análisis y Prospectiva de la Economía Nacional

Versión Estenográfica

Presentador: Damos inicio a la Conferencia: Análisis y Prospectiva de la Economía Nacional.

Lic. Efrén Huerta Rodríguez: Muy buenos días a todos, bienvenidos a esta Sexagésima Semana de la Radio y la Televisión.

Es para mí un gran gusto presentar a un periodista nuevo, con un estilo contundente, dirían algunos, vamos a hablar don David Páramo.

Me voy a permitir leer una semblanza que dice así:

David Páramo es un periodista mexicano, especialista en finanzas, con más de 20 años de experiencia en los medios, desde prensa hasta radio y televisión.

David Páramo colabora actualmente para Grupo Imagen, en el periódico Excélsior con las columnas No tire su dinero y Personajes de renombre.

En 2010, David Páramo recibió el Excelsis, premio internacional otorgado por la Global Quality Foundation, a quienes ejercen su profesión con excelencia.

David está fuertemente comprometido con que cada uno puede lograr su prosperidad buscando la solución a sus problemas, pretende que la gente cambie sus malas prácticas financieras, que ahorre y se atenga a sus posibilidades económicas.

Con ustedes David Páramo.

Lic. David Páramo Chávez: Querido Efrén, muchísimas gracias.

Cuando vine a este edificio me acordé que yo empecé mi carrera de televisión aquí, en CNI y cerró CNI y las cosas han cambiado mucho.

Cuando me hicieron favor de invitarme, y lo cual se los agradezco muchísimo, para hablar de economía, empecé a pensar en que les iba a dar la tendencia del mercado, el análisis coincidente, cómo estaba la económica y luego decidí que no, que íbamos a platicar de cucarachas, que mejor vamos a platicar de cucarachas.

Todos sabemos y estamos claros de cómo está la economía, podemos de repente sentarnos y ponernos a llorar y decir: “Vamos a caer en recesión”, 39 trimestres que venimos creciendo en la economía mexicana, se rompió esa racha.

Podemos decir: “Estamos como en 2009, la última vez que la economía cayó y vamos para 1995 o no, que fue la última vez que la economía entró en crisis”.

Podemos decir que qué bien se veía cuando crecíamos al 2.6 por ciento en promedio anual durante el periodo neoliberal que ahora dice el Presidente.

Podemos decir absolutamente todo eso y ¿nos sirve de algo? Todos, absolutamente todos los que estamos aquí sabemos cómo está la economía, cómo están nuestros bolsillos y los de nuestros conocidos, no hay otros datos, no existen otros datos; crecer al menos 0.1 por ciento o decrecer 0.1 por ciento, básicamente lo mismo.

Le podrá servir al Gobierno o le podrá servir a alguien para decir que estamos en recesión o no estamos en recesión, ¿cambia algo la realidad de nuestro negocio? ¿Cambia algo la realidad de nuestra industria? ¿Cambia algo la realidad de nuestro país perdernos en esa discusiones semánticas? Absolutamente no.

La economía está mal y parece que se va a poner peor, parece que en algún momento podremos decir: “Cómo se extraña”. Se acuerdan cuando en el 2019 crecimos al 0.4 por ciento, ya no insisto al 2.6 que crecimos en promedio los últimos 30 años o ya no el crecimiento continuo que tuvimos durante una década desde el 2009.

Podemos sentarnos a llorar y decir que no es justo, no se vale, quedémonos ahí, es culpa de estos, es culpa de los otro, esto pasa porque pasó, sí, la economía mexicana está detenida; podemos hacer terapia de grupo, si quieren, pero eso no va a cambiar; podemos poner la música triste que teníamos ahora y pidamos el tequila y pongámonos a llora.

Por eso decidí que venía a platicarles de las cucarachas. Las cucarachas existen antes de los dinosaurios y existirán después de los humanos, las cucarachas soportan una explosión nuclear, las cucarachas se adaptan a todas las formas de vida, el gran tema del que quiero hablar con ustedes es cómo nos vamos a adaptar.

Primero hay que aceptar la realidad, cambió el modelo económico, cambió la manera de hacer las cosas, se decidió no construir el Aeropuerto de Texcoco y desde entonces la inversión está cayendo y si la inversión cae es señal, sin lugar a dudas, de que la economía se va a detener.

Sabemos ya que el Gobierno está teniendo que echar mano a los fondos contingentes de estabilización porque la recaudación de las empresas se cayó; sabemos que hoy es difícil invertir, sabemos que hoy es difícil vender, sabemos todo eso; entonces aceptamos esa realidad o nos vamos a seguir quejando.

Vamos a seguir detenidos en: “Esto no debió pasar, esto no es justo, esto no está bien”, o vamos a empezar a hacer algo, a cómo nos vamos a adaptar.

Si alguien de ustedes todavía sigue pensando en el tema de: “Esto debería cambiar, esto no debería de haber pasado, es que el Presidente debería ser tal o cual cosa”, el Presidente ganó con el 53 por ciento de la elección, tiene el control del Congreso, miembros de su partido que están en el Congreso, desde 1988, a él le funciona.

A él le funciona tomar decisiones como no hacer el aeropuerto, a él le funciona jurarnos que vamos a tener un aeropuerto el 21 de marzo de 2022, que quién sabe si lleguen aviones, pero vamos a tener un aeropuerto, a él le funciona todo eso y él tiene la mayoría en el Congreso para mantener esas cosas, eso no va a cambiar, al menos no va a cambiar pronto.

Vendrá la elección en la Cámara de Diputados y quién sabe si mantenga una mayoría tan grande, pero ese es un asunto que no podemos saber en este momento, podemos imaginarnos y podemos especular, podemos decir que ojalá no pase, ojalá sea, ojalá no sea.

La realidad es que nuestra industria, nuestro país, nosotros mismos y nuestras familias, una vez que hemos aceptado esa realidad tenemos que adaptarnos a ella.

Cambiaron las formas de hacer negocios, sí, antes muchos de nuestros medios vivían de una fuerte presencia de la publicidad oficial; ya se acabó, cuando las cucarachas dejan de encontrar azúcar buscan otra cosa que comer, ¿no?, y si hace demasiado calor o demasiado frío, las cucarachas pueden entrar en periodos de hibernación.

¿Cómo nos vamos a adaptar?, la gran pregunta es ¿cómo nos vamos a adaptar? Yo no veo, y no veo claramente que las cosas vayan a mejorar; sí, el próximo año la economía mexicana podrá crecer a niveles del uno y medio, quizá 1.8 por ciento si nos va bien.

Hay que ponerlo en contexto: se acuerdan el primer año del gobierno de Enrique Peña Nieto, la economía creció 1.6 por ciento, y la oposición decía que era un gobernó perdido, que ese crecimiento no existía, que era una vergüenza crecer tan poco.

¿No les gustaría haber crecido este año?, ¿no les gustaría estar creciendo al 1.6?, ¿cómo les iría a nuestros negocios?, porque capaz que empezamos a recordar, a rememorar aquello que tenemos perdido.

La gran pregunta, insisto y quiero ser muy insistente en eso, ¿cómo nos vamos a adaptar?, ¿cómo vamos a sobrevivir?

Cambiaron las cosas, sí, cambiaron, podemos oír discursos muy bonitos en donde nos dicen que tienen otros datos, que la economía va a crecer, que le pongamos orden; se acuerdan cuando al principio de esta administración se hablaba de crecer al 4 por ciento, en una de esas no vamos a crecer al 4 por ciento en todo el sexenio.

Entonces, ¿cómo nos vamos a adaptar?, ¿nos vamos a sentar, vamos a poner música de Cuco Sánchez todo el tiempo, y vamos a decir que esta pelea ya se acabó?, ¿o vamos a empezar a hacer cosas todos los días?

Vamos a empezar a tomar determinaciones que nos lleven a sobrevivir, a pasar este periodo; prendes la luz, las cucarachas se esconden, apagas la luz, las cucarachas buscan qué comer.

Ese es el gran tema, no es de ninguna manera seguir pensando en: “¿y cómo va a estar la economía?”; ¿alguno de ustedes tiene duda de que la economía el año que entra va a estar mal?, ¿alguno de ustedes cree que la economía se va a recuperar el año que entra?, si es así que levante la mano y me explique.

¿Nadie? Qué bueno.

Porque no van a cambiar las cosas, o sea, no podemos esperar que las cosas cambien mágicamente. Veremos a un gobierno que tiene menos dinero, veremos a un gobierno que va a empezar a tomar otro tipo de determinaciones para mantener más o menos el orden.

Dentro de la parte positiva, muy positiva, es que este gobierno ha mantenido la estabilidad económica; la estabilidad económica es necesaria, pero no suficiente. Ayer mismo el Fondo Monetario Internacional decía que la economía mexicana está bien porque ha tomado medidas ortodoxas.

Qué bueno que el Presidente no habló de eso hoy, porque capaz que se hubiera equivocado.

El Fondo Monetario Internacional dice que se mantiene la estabilidad en materia económica, que esta estabilidad en materia económica tiene que ver con mantener el superávit primario, que tiene que ver con disminuir la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto, que tiene que ver en términos generales con no estar gastando más de lo que se tiene.

Podemos morirnos de miedo y decir: “¿y al gobierno cuando se le acabe qué va a hacer?, ¿cuándo este modelo no funcione qué va a hacer el gobierno?”; ¿por qué no nos esperamos a que lleguemos a ese puente?, ¿porque no pensamos en qué podemos hacer hoy y cómo poder hacerlo hoy?

Yo no tengo duda de que vamos a extrañar en el corto plazo crecer como en el modelo neoliberal, ¿pero nos vamos a detener y no vamos a hacer nada?, ¿o cómo es que lo vamos a hacer?

Si pensamos que ya no hay nada que hacer, cerramos nuestros negocios y dediquémonos a otra cosa, salgamos en éxodo 600 mil de nosotros hacia los Estados Unidos, como dicen que pasaba o no pasa en más de una década en este país. En este país la tasa de repatriación de mexicanos con respecto a los que se van a vivir ilegalmente es negativa.

¿Cómo adaptarse? ¿Cómo adaptarse a esta circunstancia para poder prevalecer, para poder estar donde queremos estar o, por lo menos, para poder estar donde debemos estar?

Si ya nos quedó a todos claro y espero que nos haya quedado claro, estamos donde estamos y no va a cambiar esa realidad y no va a cambiar en el corto plazo, no se va a levantar un día el gobierno y va a decir: ¡Qué creen! Sí construimos el aeropuerto de Texcoco. ¡Qué creen! Ya no vamos a hacer Dos Bocas. ¡Qué creen! Como ya nos dijo el Fondo Monetario Internacional ya vamos a cambiar el plan financiero de PEMEX, no va a cambiar, son realidades dadas, discutir si son correctas o incorrectas en este punto a mí me resulta un tanto absurdo, es lo que es, es lo que hay. Y con esto tenemos que trabajar, con esto tenemos que tener una supervivencia, con esto tenemos que ir hacia adelante.

De repente escucho mucho a los miembros de iniciativa privada decir: es que hay mucha incertidumbre. ¿Alguno de ustedes en su negocio nunca ha tenido incertidumbre? Ha habido épocas donde uno diga hay total certidumbre, yo en mi vivida, tengo 52 años, nunca, nunca he tenido una época de total certidumbre, nunca, nunca he estado en un negocio que digan todo está bien, todo está de maravilla y todos vamos a jalar; lo único cierto es que vamos a tener incertidumbre, que vamos a tener dudas sobre el futuro, que vamos a tener preocupaciones.

Hay como apuestas que dicen: no, es que ahora que se ratifique el TMEC todo va a estar bien. Es sobrevalorar el impacto que puede tener este acuerdo comercial, que es importante, sí; que nos da un blindaje en contra de las guerras comerciales, sí; que nos podría permitir hacer un bloque económico superior, también; todo eso es cierto, pero también es un hecho que el Presidente de los Estados Unidos puede levantarse ahorita o mañana y decir: oigan, los mexicanos no están haciendo nada en contra de la delincuencia organizada, no están haciendo en contra nada del narcotráfico, les voy a aplicar aranceles, ya lo hizo y la amenaza sirvió para que el gobierno mexicano se convierta en el muro del Donald Trump, la simple amenaza de poner aranceles hizo que cambiara totalmente la política migratoria de México.

Entonces, decir el TMEC nos va a salvar. ¿Qué pasa si en este momento, cuando esté firmado el TMEC o en cualquier circunstancia el Gobierno de los Estados Unidos decide o poner aranceles o denunciar el Tratado de Libre Comercio para obtener las ventajas que está buscando?

Se dice que todo se va a reordenar, se va a reordenar cómo, se va a reordenar cómo.

Uno de los temas fundamentales que hay que tener claro es que el gobierno hace lo que hace y nosotros debemos hacer desde la iniciativa privada lo que nos toca, lo que nos toca no es firmarles cheques al gobierno en blanco, ni oponerse al gobierno; es hacer empresa, es hacer industria, es hacer nuestro trabajo, a veces es más fácil, a veces es más difícil, pero la realidad es que las empresas deben seguir invirtiendo, deben seguir creciendo y deben ser creativas para encontrar las maneras, para encontrar los caminos y para encontrar los mecanismos con los cuales sobrevivir.

Veo aquí y me da muchísimo gusto verlo don Rogerio, usted sobrevivió a Echeverría y debe haber sido mucho más difícil que sobrevivir lo que está pasando ahora.

Las empresas tienden a sobrevivir, lo que se hace más fuerte, lo que es anti-frágil, tiene mayores posibilidades de crecer, tiene mayores posibilidades de vencer, es cierto y es un hecho que los gobiernos duran lo que duran, buenos o malos, eh.

Pueden estar aquí algunos diciendo: ¡ah! Cómo se extraña a Peña, tan simpático que era, ¡no! Y Calderón, era buena onda, hubiera estado bien estar con él ahora que la música estaba vernácula, ¿no? O podemos decir: ¡No, es que Echeverría era grande! O podemos decir que este Presidente es grandioso, pero duran lo que duran.

Todos nosotros participamos en empresas que han durado más, mucho más que los gobiernos.

¿Y cómo le hemos hecho?, ¿Quejándonos?, ¿Deprimiéndonos?, ¿Estando tristes?

No, ¿verdad?

Hemos sabido ser resilientes, hemos sabido encontrar la manera en cómo salir adelante.

¿Se acabaron las vacas gordas? Quizá sí.

¿Eso va a ser permanente? Seguramente no.

¿Se acabó la manera en cómo hacíamos las cosas y además nos sentíamos cómodos? Sí.

Pensemos dentro de los componentes de nuestra Cámara, pensemos en la radio.

¿Cuántas veces se ha declarado por muerta a la radio?

¿Cuántas veces se ha dicho que la radio va a desaparecer? Y seguimos gozando de cabal salud, ¿verdad?

Y ahí están las licitaciones que hizo recientemente el Instituto Federal de Telecomunicaciones, donde hay muchos dispuestos a entrarle; algunos fracasarán, algunos tendrán éxito, pero hay una disposición de entrarle.

Yo he oído que la radio se iba a acabar por la televisión, por el internet, por lo que fuera.

Se decía que la televisión abierta iba a desaparecer, que no era negocio, que no iba a existir, y se encontró la manera de que la televisión abierta se convirtiera en negocio.

Yo en Grupo Imagen participo en un lugar donde invierten y están teniendo éxito en la inversión en la televisión abierta.

¿A qué se ha debido este éxito?

A que se apuesta, se confía, se sabe que los gobiernos son temporales y las empresas son mucho más permanentes.

Que a todos nosotros nos han tocado épocas mejores que otras.

Que quizá vamos a extrañar los años de neoliberalismo, sí, pero tampoco estábamos tan contentos, tampoco nos gustaba la corrupción, tampoco nos gustaba el desorden, tampoco nos gustaban muchas cosas que eventualmente podrían cambiar.

No hay nada que provenga del Gobierno que sea perfecto, que sea maravilloso, que pueda cambiar; debemos pensar, desde nosotros mismos, qué nos toca hacer y nos toca hacer, no para esas entelequias que suenan muy bonitas en los discursos y cómo participamos en la democracia y en el nuevo México, no, qué hacemos nosotros por nosotros y por nuestras familias.

Nuestra primera responsabilidad es cuidarnos a nosotros y a nuestras familias y la suma del esfuerzo de todos es lo que cambia las cosas; esperar a que el Gobierno haga o no lo que queremos es muy poco probable.

Es momento y es la oportunidad, sin lugar a dudas, sin discusión, de que entendamos, que seamos muy claros de dónde estamos parados; las cosas que ya se acabaron, ya se acabaron algunas formas de hacer las cosas. ¿Qué vendrán mejores? Quizá sí o quizá no, pero esa es la incertidumbre permanente en la que vivimos, ese es el tiempo en el que siempre estamos.

Aceptemos que esta es nuestra realidad, la economía está parada y no va a dejar de estar parada pronto, de hecho, debemos estar preparados para que la economía igual se ponga peor.

Si se pierde el orden macroeconómico, si se pierde la disciplina fiscal, si se empiezan a cometer actos populistas ahí sí preocupémonos. Hoy podemos decir: “Oye, es que la economía no crece”.

¿Se acuerdan cuando la economía cayó más de 15 por ciento en 1995?, podíamos decir hace un par de años: Es que la inflación está descontrolada, 6.7 por ciento de crecimiento en un año. Yo empecé en el periodismo en 1988, la inflación de 1988 fue de 154 por ciento, de hecho, la primera nota de ocho columnas que yo escribí fue la inflación de noviembre de 1988, el 5.7 por ciento para el mes.

También hay que entender en dónde estamos parados, hoy tenemos una inflación del 3 por ciento, tenemos finanzas públicas sanas, nuestro debate es si vamos a caer o no vamos a caer en recesión, ese es el mundo que nos toca vivir y ese es el mundo en el que, entendiéndolo y adaptándonos, tenemos que prevalecer.

Yo les invito aquí a que pensemos cómo le vamos a hacer para prevalecer, cómo le vamos a hacer para superar esta época que no es buena, no es la peor de la historia del país, no es la peor, hay que recordar la historia, hay que recordar los tiempos no tan lejanos, la década de los 70 y de los 80 no está tan lejos de la historia de un país.

Puede estar lejos en la historia de la mayoría de los mexicanos, pero quienes nacimos en esas generaciones del desorden económico, del desastre, tenemos la obligación y tenemos la responsabilidad de recordarle a los menores dónde estábamos; tenemos la responsabilidad de acordarnos cómo le hicimos para prevalecer, cómo nuestros negocios florecieron en ese tiempo.

Si les pacer bien, ¿por qué no hacemos una sesión de preguntas y respuestas? Muchísimas gracias.

Lic. Efrén Huerta Rodríguez: Muchas gracias, David.

Muchas gracias.

Vamos a iniciar las preguntas y respuestas. Yo les agradecería que nos digan su nombre y las siglas de la estación que representan para efectos de la grabación que se está haciendo de este evento.

Pregunta: Radio Fórmula, Rogelio Azcárraga.

Mi pregunta es; sin inversión va a haber desempleo y la única forma de tener más inversión es bajar el Impuesto Sobre la Renta, como lo está haciendo Trump en Estados Unidos, que bajó del 35 al 21 por ciento y se ha ido mucho capital mexicano para allá, mientras no bajes el impuesto no hay inversión, mientras no haya inversión va a haber desempleo y al haber desempleo va a haber más hambre y más problemas de inseguridad.

Le planteamos a López Obrador que bajara el Impuesto Sobre la Renta, dijo: “Nunca, el que más gana que más pague”, entonces le dije que por qué no le bajas a las personas para que consuman más, tampoco, de dónde saco el dinero, muy fácil, sube el IVA para los informales, el 57 por ciento del país son informales, no pagan impuestos, tendrías que cobrarle el impuesto en la comida, en las medicinas para sobrevivir, pero eso no lo quieren hacer.

Sin inversión va a haber desempleo, si hay desempleo no hay crecimiento.

Lic. David Páramo Chávez: Tiene toda la razón.

Yo llevo muchos años pensando que el camino correcto es eliminar ese subsidio, esa tasa cero que hay de IVA en alimentos y medicinas, porque todos, el que vende piratería y el narcotraficante, el que paga sus impuestos y el que no paga, consume.

Los impuestos al consumo son prácticamente imposibles de evadir, deberíamos pensar, como industria, como Cámara, impulsar un debate nacional que le diera espacio al Gobierno a hacer lo correcto en materia fiscal.

El Gobierno dice, tenemos una recaudación del 13 por ciento del Producto Interno Bruto, que es similar a la de Guatemala, a la de Haití o a la de los países africanos; entonces hay que cobrar más, a los de siempre y eso ahuyenta de repente la inversión, pero por qué no pensar en generar un espacio y decir, qué les parece si empezamos a decir que vamos a cobrar IVA en alimentos y medicinas y que la justicia social se haga por el lado de las transferencias directas.

Si te cubre el Seguro Popular, que te cubra el Seguro Popular porque va a tener más dinero de la recaudación es, sin lugar a dudas el camino correcto, sin lugar a dudas, el camino adecuado, disminuir el Impuesto Sobre la Renta, aumentar los impuestos al consumo, no quieres pagar impuestos, consume menos, eso quiere decir que generas ahorro para la economía. Ojalá pudiéramos abrir un espacio de ese tipo.

Pregunta: No hay empleo.

Lic. David Páramo Chávez: Sin duda.

Pregunta: Y para que haya inversión tienes que disminuir el Impuesto Sobre la Renta, lo que hizo Trump en Estados Unidos, bajó del 35 al 21.

Lic. David Páramo Chávez: Estoy totalmente de acuerdo y ojalá le pudiéramos generar un espacio al Gobierno para que hiciera lo correcto en materia económica.

Porque dicen que van a acabar con las factureras, qué bien, van a acabar con las factureras, es delito grave, está bien; trae la barbaridad de ninguna exención fiscal, ¿y si hay un terremoto?, ¿si hay un huracán?, pero como se están peleando los de Morena por el partido no lo pueden resolver.

Entonces, ¿cómo se aumenta la recaudación? Cobrando impuestos al consumo y disminuyendo el Impuesto Sobre la Renta, porque eso genera inversión.

Lic. Efrén Huerta Rodríguez: ¿Alguna pregunta más?, ¿alguien más?

A ver, don Emilio.

Lic. David Páramo Chávez: Les parece si, para hacerlo más rápido, levanten la mano para que les vayan acercando el micrófono.

Pregunta: Lo bueno es que yo me animé hasta el final.

Soy Emilio Mazar de la XHOE Querétaro.

Mi pregunta es: ante lo que vemos en la legislación de la Ley de Extinción de Dominio, de lo que estamos viendo con el outsourcing; por otro lado, que se inhibe la inversión privada extranjera, las licitaciones. Y escuchamos que el modelo económico, teórico económico, es contra el neoliberalismo.

¿Cuál es el modelo que está siguiendo este régimen filosófico?, ¿cuál es el modelo?

Lic. David Páramo Chávez: Es que no existe, este es un debate que deberíamos superar.

No existen políticas económicas neoliberales ni no neoliberales, no existen políticas económicas de izquierda y no existen políticas económicas de derecha, sólo existen las correctas y las incorrectas. Gastar más de lo que tienes es incorrecto, tirar el dinero es incorrecto, no existen, quizás deberíamos trascender ese debate.

¿Cuál es el modelo económico?, ¿por qué naciones de izquierda funcionan muy bien en materia económica y naciones de derecha muy mal? Todas comenten errores o no cometen errores.

Piensen ustedes en sus empresas, piensen ustedes en sus familias, ustedes piensan: “No, voy a tomar una decisión neoliberal, o voy a gastar lo que tengo, voy a ahorrar y voy a invertir”; eso no es neoliberal y no es no neoliberal, no es de izquierda y no es de derecha, eso es correcto o incorrecto.

Este gobierno ha tomado algunas medidas económicamente correctas, el orden en las finanzas públicas o disminuir la deuda como porcentaje del PIB, en que hasta el momento no se han gastado lo que no tienen es correcto.

Pero buscar la concepción filosófica es… y te invito a que lo hagas la próxima vez que vayas a gastar dinero: “Me voy a comprar un coche, ¿es una decisión neoliberal o es una decisión popular?”; si tienes el dinero o no, si es correcto o no, si te endeudas o no es incorrecto, quizás deberíamos trascender ese debate porque nos estorba en la realidad.

Porque podemos anunciar el fin del neoliberalismo, puede venir Fernández desde Argentina o Maduro desde Venezuela a decir: “Vamos a hacer un bloque contra el neoliberalismo”, pero Fernández lo primero que hace es decirle: “Y que México nos ayude con el Fondo Monetario Internacional”.

Entonces, no es de izquierda o de derecha, es de correcto o de incorrecto.

Por allá había alguien.

Pregunta: David, buenos días.

Te pregunto la situación general de los bancos, recientemente se dijo que está faltando una supervisión adecuada por parte de las autoridades, que el nivel de capitalización está bajando; y bueno, pues tú y yo nos tocó vivir una experiencia en donde este tipo de elementos, digamos, son semáforos muy difíciles de superar si no se toman las medidas adecuadas a tiempo.

Lic. David Páramo Chávez: Sí, sin lugar a dudas, o sea, y creo que la supervisión bancaria es algo que se debe mantener y se debe mantener verdaderamente fuerte.

¿Cuál fue el motivo de la crisis de la década de los 90? Se privatizaron los bancos mal, se decía: “El que me ofrezca más dinero”, pero era dinero de salida, era dinero de papel, porque luego el dueño del banco se podía prestar del banco que había tomado el control y dar créditos sin responsabilidad y sin supervisión.

Esa fue la última vez que la economía mexicana estuvo en crisis, 1995.

Entonces, tendríamos que abogar por una mayor y mejor supervisión de los bancos, sin duda.

Lic. Efrén Huerta Rodríguez: Una pregunta más, por favor, para cumplir con nuestro tiempo.

Si no fuere así, daríamos por terminada esta presentación.

Muchas gracias por tu excelente participación.

Lic. David Páramo Chávez: Muchas gracias por escucharla.

Lic. Efrén Huerta Rodríguez: Nos quedaremos, yo me quedo con la propuesta de David en el sentido de abrir un debate nacional, para que votemos, digamos, pensemos y opinemos, como industria lo que pensamos es bueno para el país.

Gracias a ustedes por su colaboración y, desde luego, felicidades por esta exposición.

Lic. David Páramo Chávez: Querido Efrén, muchísimas gracias.

Lic. Efrén Huerta Rodríguez: Haremos aquí entrega, le pediría a nuestro Presidente si me acompaña a entregar este reconocimiento.

Gracias, José Luis.

Un aplauso a esta entrega de este reconocimiento.

Muchas gracias a todos por habernos escuchado.

Gracias a todos.

Comparte este contenido

Double Column Posts

Double Column Posts Subtitle

Antena / Sí protección a la mujer, no con censura

Esta semana, la Cámara de Diputados envió una minuta al Senado adecuando diversos ordenamientos para precisar lo que denominaron "violencia política en razón del género". Al analizarla se perciben algunos puntos que resultan cuestionables. Se debe señalar, de inicio, que el documento está a favor...

WhatsApp chat