8 de agosto de 2022

Dejará de percibir erario hasta 4.5 mil mdp por renuncia de espectro

Alto costo desincentiva la inversión y es barrera para llegada de nuevas empresas.

05/07/22

Las autoridades hacendarias deberán evaluar la conveniencia de mantener vigente el actual cobro de Derechos por la explotación y uso del espectro radioeléctrico, pues el elevado precio de este activo está actuando como una barrera a la inversión y a la llegada de nuevos jugadores al sector de las telecomunicaciones, un efecto negativo que incluso llevó por primera vez en México, a que un operador renunciara a su concesión, decisión que tendrá un fuerte impacto para el erario.

“Los altos costos del espectro, derivados, no de los procesos de licitación, sino de lo establecido en la Ley Federal de Derechos, son un desincentivo a que los operadores se hagan de mayor cantidad de espectro. Seguimos y seguiremos trabajando con la Secretaría de Hacienda para buscar alternativas que permitan que los precios de este activo sean mucho más competitivos, no para beneficio de alguna empresa, sino para promover los servicios telecom”.

Alejandro Navarrete, titular de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT, recordó cómo en la Licitación IFT-10 se quedaron bloques desiertos. En el proceso participaron Telcel y AT&T, «tomaron lo que juzgaron que les hacía falta, pero lo demás lo dejaron sobre la mesa», 41 bloques se pusieron a disposición del mercado y de esos 37 se quedaron vacantes, es decir que menos del 10 por ciento fue colocado.

En el mercado mexicano hay la crítica de que sólo hay tres operadores de telecomunicaciones, pues la forma más conveniente de que haya más jugadores en este sector es haciendo que el costo del espectro sea más económico, pues su alto precio está representando otra barrera a la entrada de nuevas empresas al mercado.

Al concluir su proceso de devolución de espectro radioeléctrico, Telefónica declaró que esta decisión la propició principalmente la falta de competencia efectiva en el mercado de las telecomunicaciones y el elevado precio del espectro al que el gobierno oferta este insumo tan básico para la industria.

El funcionario del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) detalló a ConsumoTIC que con la renuncia a su concesión de espectro, Telefónica dejó de pagar en 2020 alrededor de mil 216 millones de pesos; para 2021, -en forma acumulada- ya representó 2 mil 418 millones de pesos; en 2022 serán 3 mil 667 millones de pesos y para 2023, subirá a 3 mil 976 millones de pesos; eso es lo que se ahorrará la empresa en el pago de derechos por el uso y explotación del espectro que mantuvo en concesión.

“A grosso modo está dejando de enterar al erario federal entre 4 mil o 4 mil 500 millones de pesos anuales (cifra que se puede elevar debido a actualizaciones o cálculos fiscales)», precisó Alejandro Navarrete.

El funcionario precisó que la industria utiliza dos tipos de espectro radioeléctrico, y el que devolvió Telefónica es el denominado espectro de última milla, el cual conecta las radiobases celulares con los teléfonos celulares de los clientes, es decir, la red de acceso que operó.

“Eso no impide que mantenga otras bandas de espectro radioeléctrico, para su operación de Backhaul, o de punto a punto, para conducir el tráfico de regreso a sus instalaciones de su centro de control, esa parte la mantiene concesionada”, indicó el especialista.

Telefónica devolvió en su totalidad, de la banda de 850 MHz que operaba en las regiones celulares 1 a 4, un total de 20 MHz en las regiones 1 a 3; y 21.92 MHz en la región 4, toda esta parte en el norte del territorio nacional que colinda con la frontera con Estados Unidos.

En la banda denominada banda PCS o de 1.9 GHz, la cual tenía cobertura nacional, operó 40 MHz en la región 1; 50 MHz en las regiones 2, 4 y 5, un total de 60 MHz en regiones 3, 6, 7, y 8; y 70 MHz en la región 9, por lo cual era el operador dominante en esta banda de espectro.

Respecto a la Banda de 2.5 GHz operaba con 40 MHz, los cuales los devolvió en su totalidad, nunca los utilizó, «los ganó» pero casi un año después los devolvió, después del 30 de junio «sólo se quedaron con enlace de microondas en otras bandas de frecuencias son de 7.0 GHz; 10.5 en 15, en 23 y 38 GHz, que utiliza en la conducción del tráfico de regreso a su centro de control, lo cual también exige un pago de derechos pero nada que ver con la magnitud que tenía anteriormente”.

Telefónica tenía dos títulos de concesión: uno que conserva y que lo habilita a seguir prestando los servicios públicos de telecomunicaciones, y otro que pierde su vigencia, porque renunció a la concesión de tener un bien de dominio público, como es el espectro radioeléctrico.

Solo resta verificar que el IFT, en ejercicio de sus facultades verifique que efectivamente Telefónica ya no esté haciendo uso de ninguna de las tres bandas a las que renunció.

Alejandro Navarrete precisó que la decisión de Telefónica de devolver primero la banda de 2.5 GHz, “no fue casual”, porque en su título de concesión tenía obligaciones de cobertura con vigencia a partir del 1 de enero de 2020, y si no lo devolvía en diciembre de 2019, se habrían hecho exigibles esas obligaciones, y al incumplirlas, automáticamente hubiera incurrido en una falta.

“Dentro de los dos primeros años de operar la red, debía prestar servicios de telecomunicaciones en al menos 10 de las 13 zonas urbanas identificadas con más de un millón de habitantes, así como conectar al menos 200 poblaciones con más de 500 habitantes que no tenían servicio, de un universo de 557 localidades, ellos podían elegir libremente en cuales tendrían presencia”, concluyó.

Fuente: https://consumotic.mx/telecom/dejara-de-percibir-erario-mas-de-4-mil-mdp-por-renuncia-de-espectro/

  • Servicios
  • Afiliación
  • Protocolo de Emergencias
  • En caso de sismo
  • En caso de huracán
  • DDMI5
  • Denuncia de emisoras sin concesión
  • Censo de Campañas Sociales
  • Marco Legal
  • Estatutos de la CIRT
  • Código de Ética
  • Cultura de la legalidad
  • Contrato Ley de la Industria