LOS EFECTOS DE LA CUARENTENA EN LA RED

El incremento de los esquemas en el trabajo remoto, así como el aumento en el uso de internet como vía de entretenimiento durante el periodo de distanciamiento social en México, han provocado importantes cambios en el tráfico de la red. Para reducir o evitar los posibles impactos que esta situación podría generar en la velocidad de los servicios, tanto usuarios como proveedores deben realizar diversas acciones y aprovechar las oportunidades que seguramente este contexto presentará.

El tráfico de red se refiere a los datos que se desplazan por una red en un momento determinado. Los datos de la red están compuestos por paquetes, que son las unidades más pequeñas de datos que se transmiten por la misma.

La saturación de la red depende de los sitios a los que se accede y del número de usuarios en determinando momento. Evidentemente, el aumento en el tráfico de la red se ve influenciado por el aumento del teletrabajo que propició la cuarentena, así como por el uso de internet como fuente de entretenimiento.

Los servicios que, debido a su flujo de datos, pueden estar consumiendo mayor ancho de banda son los de almacenamiento de datos en la nube, los servicios de streaming y videojuegos en línea.

Aunque los operadores de telefonía e internet tengan infraestructura con suficiente capacidad, algunos sitios pueden experimentar alto tráfico, debido a la demanda, similar a lo que sucede cuando un alto número de autos quieren hacer uso de una autopista y se saturan las vías y casetas.

Lo más probable es que esto pudiera provocar que algunos sitios de internet experimenten lentitud o sufran caídas; sin embargo, la saturación no representaría un problema mayor, ya que, en su mayoría, estas empresas están preparadas para soportar crecimientos en la demanda de internet, aunque no en todas las regiones de igual manera.

Esto depende de la concentración de personas y las capacidades de los proveedores en esa zona.

El impacto de una posible saturación de red sería, principalmente, en los procesos y aplicaciones interactivas, como las utilizadas para hacer trabajo remoto, entre otras; pero estas aplicaciones tienen mecanismos y se ajustan al ancho de banda que tienen disponible. Aunque, en estos momentos de la contingencia epidemiológica, en los hogares, compite más el tráfico de teletrabajo con el del ocio y entretenimiento.

Para reducir el impacto o evitarlo, las acciones que los usuarios podrían implementar se agrupan en dos frentes: Ya sea en el hogar o en la oficina, en la medida en que puedan configurar sus aplicaciones, elegir consumos de menor ancho de banda y tratar de mover contenido en horarios no pico.

Por ejemplo, en lugar de tener videoconferencias, optar por audioconferencias, y compartir documentos e imágenes con menor resolución. También cuando se comparte el uso del internet, al hacer uso de aplicaciones de contenido, usar la modalidad de descarga de películas y series en horas no pico, de esa forma no compiten con el ancho de banda de cada hogar.

2. Ante la situación actual, crecer su infraestructura de red [transporte y gestión de datos] para prepararse ante los nuevos servicios e incremento en consumo de datos, ya sean fijos o móviles.

En el corto plazo, la demanda de conectividad rápida y confiable, junto con una reducción del churn [tasa de cancelación o pérdida de clientes], agregará resiliencia a las finanzas de los operadores.

A medida que avanza la crisis, la presión sobre la capacidad y el mantenimiento de la red puede aumentar, y el impacto de la dramática desaceleración económica en los consumidores y las empresas también ejercerá presión sobre las finanzas.

Para sacar el mejor provecho de la situación actual, lo más importante para las organizaciones es definir una estrategia digital y de adopción de la nube que reduzca el costo de operación, cubra las necesidades actuales y las oportunidades de crecimiento y nuevos servicios.

Sin duda, crecerá la demanda de servicios digitales, por lo cual será necesario de mayor infraestructura de internet para cubrir los requerimientos de las herramientas actuales y de aquellas que nacerán a raíz de la crisis sanitaria.

Sin embargo, las restricciones de movimiento actuales terminarán y la economía comenzará a recuperarse en las áreas que habían sido cerradas, pero esto podría ser un proceso gradual con una debilidad económica que durará muchos meses o años. Por esta razón, es probable que los consumidores seleccionen paquetes más pequeños, operadores orientados al valor, teléfonos más baratos y menos uso fuera del paquete contratado, lo cual conducirá a un menor crecimiento de los ingresos.

La “nueva normalidad”, derivada de la cuarentena a nivel mundial, permitirá adoptar esquemas como el trabajo remoto masivo, la interacción virtual en proyectos que acostumbrabamos efectuar de manera presencial [sobre todo la colaboración de pequeñas y medianas empresas con grandes empresas / usuarios finales].

La globalización, en suma, continuará, lo mismo que la demanda de servicios digitales.

Por: Germán Ortiz, Socio Líder en Tecnología, Medios y Telecomunicaciones en Deloitte México

Comparte este contenido

Double Column Posts

Double Column Posts Subtitle

Antena / Banda 2.5: Mítica y litigiosa

En junio de 2017, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) mediante la resolución P/IFT/140617/335 autorizó a DIGICRD, S.A. de C.V (MVS) la explotación de 42 títulos de concesión para usar la banda 2.5 Ghz, y en la misma resolución autorizó a Radiomóvil Móvil Dipsa, S.A....

WhatsApp chat