Oportunidad perdida

Especialistas señalan los puntos a favor y desaciertos en la rendición de cuentas a cinco años de la creación de la Ley General de Transparencia; algunos de estos puntos en contra se han hecho más evidentes ante la llegada de la pandemia por el Covid-19.

POR JULIO RAMÍREZ

@julio_ramga

A cinco años de que entró en vigor la Ley General de Transparencia hay mucho por hacer y la pandemia por el Covid-19 hizo más evidentes los rezagos.

Los atrasos en materia de acceso a la información pública provocan que México no sea un referente internacional sobre el otorgamiento de información esencial.

Para Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, el país cuenta con los mecanismos necesarios para dar un buen ejemplo al mundo sobre la rendición de cuentas.

“Me encantaría que el derecho a la información (en México), en el marco de la epidemia, fuera el referente del continente americano.

Trump nos la está poniendo muy fácil. Trudeau está emproblemado por asuntos de corrupción que lo involucran directamente con la fiscal general y su renuncia”, explicó Eduardo Bohórquez, director general de Transparencia Mexicana.

Del 4 al 6 de mayo, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAl) organizó tres mesas virtuales de análisis en el marco del primer lustro de la creación de la Ley General de Transparencia y en general de la reforma más importante en la materia.

En esa serie de modificaciones legislativas, se echó a andar la Plataforma Nacional de Transparencia y se incrementaron las obligaciones de transparencia para los sujetos obligados. Es por esa reforma que la ciudadanía puede acceder a los sitios en los que las dependencias y órganos autónomos muestran información como los montos de salarios de funcionarios, convenios y adquisiciones, entre otros datos de interés público.

Además, se incrementaron los sujetos obligados y se incluyeron a los partidos políticos y los sindicatos, cuya participación en este nuevo modelo fue bastante cuestionada.

La paradoja de la digitalización

El sistema de transparencia se encuentra también ante una paradoja de la digitalización de los documentos públicos para hacerlos accesibles en formatos abiertos, lo que se ha vuelto casi imposible en algunos municipios del país.

Por un lado, hay una falta de acceso de las comunidades vulnerables que carecen de recursos económicos y medios como el internet para poder tramitar solicitudes y mejorar así su calidad de vida.

Por otro, hay regiones que cuentan con estos recursos pero no muestran interés de ejercer su derecho a saber. México es un país que cuenta con más de 125 millones de habitantes y, en contraste, tiene poco más de seis mil solicitantes de información.

Ana Cristina Ruelas, directora regional de Artículo 19, consideró que es una buena medida que el Consejo Consultivo del INAI se haya pronunciado porque se privilegien las solicitudes de información acerca de la pandemia y al mismo tiempo no se ponga en riesgo al personal de las unidades de transparencia y los trabajadores dentro de los sujetos obligados en esta emergencia sanitaria.

“Sugerimos la creación de un régimen especial, diferenciado, en el cual se considere la inmediatez de todas aquellas solicitudes que estén directamente relacionadas con la emergencia sanitaria. Todo eso se puede ver reflejado en la reciente decisión del INAI de levantar esa suspensión para sectores esenciales”, expresó.

Agregó que aún así existen muchos retos para la maduración de la Ley General de Transparencia.

El reto de la pandemia

Ante la contingencia sanitaria por el Covid-19, el andamiaje institucional para la transparencia y rendición de cuentas se está poniendo a prueba.

La directora de la organización Fundar, Haydeé Pérez Garrido, durante su participación en estas mesas organizadas por el INAI, señaló que es casi imposible seguir el rastro del dinero de las compras oficiales tanto federales como estatales ante la emergencia.

“Si uno quiere hacer lo que se conoce tradicionalmente como un “”follow the money”” (seguir el dinero), revisar todas las reasignaciones presupuestarias que se están haciendo para atender la pandemia con un nivel de detalle significativo es prácticamente imposible”, criticó.

La directora de Fundar explicó que existe una necesidad apremiante de conocer la información en términos de recursos relacionados con la pandemia, y otros casos.

“Esto nos muestra todavía los retos y desafíos que hay en materia de transparencia proactiva, muy importante para que la información sea útil,pues tiene que ser oportuna y tiene que estar disponible, y eso no es la regla, eso sigue siendo la excepción”, apuntó.

Hay estados que no publican información

Además, Transparencia Mexicana advirtió en un informe esta semana que hay entidades que no tienen una página para informar sobre las medidas que implementan para enfrentar la pandemia.

La organización identificó que 27 gobiernos estatales y el Gobierno federal aún no publican la información sobre contrataciones públicas en sus sitios web oficiales sobre la emergencia sanitaria.

Asimismo, identificó que hay cinco entidades; CDMX, Jalisco, Nuevo León, Sinaloa y Sonora, que han adquirido bienes y servicios han adquirido bienes y servicios por más de 4 mil 951 millones de pesos en lo que va de la emergencia de Covid-19.

Mucho ruido…

Otra crítica muy puntual sobre los avances y desaciertos a cinco años de la puesta en marcha de la Ley General de Transparencia, es que no hay una cultura de la transparencia eficiente en México.

“A la fecha no contamos con una cultura de la transparencia, no hay una cultura de la proactividad, estamos regresando a modelos reactivos v burocráticos de, como bien lo menciona Jonathan Fox, transparencia opaca”, manifestó Lourdes Morales, coordinadora de la Red por la Rendición de Cuentas.

La especialista dijo que los sujetos obligados -dependencias y partidos políticos, entre otros- publican datos y documentos de poca calidad que no sirven para ejercer mejor el derecho a saber y es difícil conocer cierta información.

“Era como el gran reto, que la calidad de la información cumpla con ciertos parámetros. Pues, la calidad sigue siendo deficiente, aumentó 69.7 por ciento los recursos de revisión, si se compara con el año inmediato anterior, lo cual nos lleva a pensar que no se están cumpliendo ni con las políticas de proactividad, ni con la forma de dar la información a la ciudadanía”, concluyó la especialista de la Red por la Rendición de Cuentas.

Pese a que la reforma a la Ley General de Transparencia en 2015 impulsó avances en la materia, pocos son los ciudadanos que ejercen su derecho de acceso a la información elaborando solicitudes o consultando los datos disponibles.

Hay un número importante (de contagios) en todo el estado; de médicos, enfermeras, técnicos de personal da Me encantaría que el derecho a la información (en México), en el marco de la epidemia, fuera el referente del continente americano”.

Eduardo Bohórquez , Transparencia Mexicana.

Comparte este contenido

Double Column Posts

Double Column Posts Subtitle

Antena / Banda 2.5: Mítica y litigiosa

En junio de 2017, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) mediante la resolución P/IFT/140617/335 autorizó a DIGICRD, S.A. de C.V (MVS) la explotación de 42 títulos de concesión para usar la banda 2.5 Ghz, y en la misma resolución autorizó a Radiomóvil Móvil Dipsa, S.A....

WhatsApp chat