Radiorama y Grupo ACIR salvan su concentración en la CDMX, Chihuahua y Michoacán

El IFT resolvió que la compraventa de 13 frecuencias de radio con cobertura en 12 ciudades se autorizó previo a los resultados de investigaciones de la Autoridad de Investigadora que presumieron posibles afectaciones a los mercados relevantes de Uruapan y Ciudad Juárez.

Grupo ACIR y Radiorama consiguieron salvar definitivamente, después de cinco años, un acuerdo comercial que en 2015 implicó el traspaso de trece frecuencias de radio AM/FM con cobertura en el centro, norte y occidente de la República, pero que desde entonces levantó las sospechas de la Autoridad Investigadora del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) por la presunción de que en el trato existirían elementos ilícitos que a la postre significarían afectaciones a la competencia en los mercados particulares de Uruapan, Ciudad Juárez y la Ciudad de México.

La Autoridad Investigadora, un área autónoma dentro del IFT, empezó una investigación el 10 de agosto de 2016 y la radicó en el expediente Al/I0-001-2016; y después de cinco etapas de investigaciones continuas, el 14 de marzo de 2019 informó que había hallado elementos suficientes para sostener que en el intercambio de las estaciones de radio entre estos dos agentes económicos —se desconocía entonces que se trataba de Grupo ACIR y Radiorama—,pudo haber existido el objetivo de entorpecer la competencia y concurrencia de actores en los doce mercados relevantes donde llegan con su cobertura las trece frecuencias, al menos en dos mercados relevantes: Ciudad Juárez y Uruapan.

La Autoridad Investigadora estableció que si bien el grupo adquiriente de las estaciones ingresó por primera ocasión en varias plazas donde radiaban las estaciones AM/FM, sus socios principales ya participaban en todos esos mercados a través de paquetes accionarios en otras frecuencias con operaciones allí.

“Se advierte que un agente que pretenda ingresar a los mercados relevantes enfrentaría barreras a la entrada y no existen competidores con capacidad de ejercer presión competitiva”, indicó la Autoridad Investigadora en marzo de 2019.

Ya en marzo de 2020, en una interpretación más amplia e integral de cinco artículos de la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE) y de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), el pleno de seis comisionados del IFT reconoció que luego de la transacción comercial entre ambos actores, Radiorama incrementó su presencia en Ciudad Juárez y Uruapan, catalogándose ya como un agente con poder sustancial de mercado allí y que además en un momento pudiera haberse visto afectado el negocio de la venta de tiempo aire en la banda de FM de las dos ciudades.

En su discusión, los comisionados coincidieron en que la concentración Radiorama-Grupo ACIR ya había sido validada por el pleno en su oportunidad, a lo largo del segundo semestre del año 2015, para cuando la Autoridad Investigadora presentó los resultados de sus investigaciones, por lo que, para no poner en riesgo las inversiones de estos radiodifusores tras esa concentración y para no sentar un precedente respecto a que desde el órgano regulador se envía una señal de incertidumbre a la industria, se aprobó y cerró el expediente, con la idea también de que se vigilarán todos esos mercados para evitar afectaciones a la competencia y concurrencia de actores.

“Si el Pleno ya definió algo por el artículo 110 (de la LFTR), sería poner en incertidumbre jurídica a cualquier concesionario, pasándolo a una decisión posterior de la Autoridad Investigadora”, dijo uno de los comisionados del IFT respecto al tema el 11 de marzo pasado.

Grupo ACIR y Radiorama argumentaron mientras las investigaciones de la AI seguían su camino, que el traspaso de las frecuencias de uno a otro grupo radiofónico no vulneraban el artículo 86 de la LFCE sobre notificación de concentraciones, por lo que, entonces, tampoco había motivo para la Autoridad Investigadora hiciera una investigación, ni que esta concentración era notificable entonces al IFT.

Las empresas también tenían un as, pues manifestaron al regulador que podrían realizar la concentración con base en el artículo noveno transitorio de la LFTR, que valida las concentraciones en el sector en tanto exista un agente económico preponderante en la industria de radiodifusión, en este caso el Grupo Televisa.

La historia entre ACIR y Radiorama con sus trece concentraciones se cerró el 11 de marzo de 2020, según el folio P/IFT/110320/94.

Semanas más tarde, el IFT declaró que Radiorama es el primer agente económico en la industria de la radio mexicana por las 183 estaciones de AM y FM que controla directa o indirectamente a través de sus filiales y el propio corporativo, y que el siguiente jugador es Grupo ACIR, con 56 señales radioeléctricas.

 

 

Comparte este contenido

Double Column Posts

Double Column Posts Subtitle

Microfonía para no ingenieros

Este curso tiene el objetivo de mostrar las diferencias sonoras entre los tipos de micrófonos que se ofrecen actualmente y obtener una técnica adecuada para la captura de la voz humana y una interpretación versátil. Está dirigido a locutores, productores radiofónicos, operadores, comunicólogos y público...

WhatsApp chat