Retos del periodismo en la actualidad

Presentador: Damos inicio a nuestra Conferencia: Retos del periodismo en la actualidad.

Lic. Alberto Sáenz Azcárraga: Muy buenos días a todos, nuevamente.

Tenemos el gusto y el honor de tener entre nosotros, como invitado especial, a don Pedro Ferriz de Con, a quien damos la bienvenida.

Antes de comenzar y de presentar a don Pedro, me voy a permitir hacer una remembranza.

Hace 38 años mi primer trabajo fue en un lugar que se llamaba Inmobiliaria Cufe, ahí trabajé por primera vez, mi primer jefe fue don Pedro Ferriz, que había que llegar temprano, a las 09:00 horas, porque el que llegaba tarde tenía que invitar las tortas. Gratos recuerdos.

A continuación vamos a dar entrada a la presentación:

Don Pedro nace en el seno de una familia que lleva la comunicación en las venas, su padre, don Pedro Ferriz, fue una pieza clave de los años en los que la radio se consolidó y luego pasó a ser uno de los pilares fundacionales de la televisión mexicana.

Don Pedro Ferriz de Con ingresa a la televisión en 1973, bajo el pretexto de hacer una sección noticiosa sobre la aparición del cometa Kohoutek, avistado desde la Tierra. Ya pasó un buen de tiempo.

En esos 46 años ha sido comunicador, empresario, hasta incursionar en la vida política del país, convirtiéndose en el primer mexicano en recibir del Instituto Nacional Electoral su constancia como aspirante independiente a la Presidencia de México.

Hoy, al frente de Central FM Equilibrio se presenta ante ustedes en una nueva fase de su carrera, con su lema: Mi meta es dignificar la radio, todos necesitamos de todos, vivimos de lo mismo y con lo mismo: comunidad, valores y buena voluntad.

Demos la bienvenida a don Pedro Ferriz. Bienvenido.

Mtro. Pedro Ferriz de Con: Me siento profundamente emocionado de estar entre ustedes, estoy otra vez con mi familia, que es la familia de los radiodifusores.

Estuvo duro el temporal y si bien me tiraron a matar, solamente me dejaron herido ante la oportunidad de rescatar de mis heridas toda una serie de experiencia, que a lo único que me han llevado es a ratificar mi vocación por hablar por México.

No soy nadie, pero sí soy comunicador y por ser comunicador, creo, y comparto esta responsabilidad con todos ustedes, pienso que nosotros tenemos en nuestras manos un arma muy poderosa que tal vez, como nunca antes en la historia de México, hoy este país necesita de nosotros.

Han cambiado las reglas y si bien hoy estaos ante un régimen diferente, ha habido muchas siglosidades en la historia de nuestro país, hemos entrado muchas veces en esquemas de izquierdismo o de socialismo, lo vivimos en otras épocas con Lázaro Cárdenas, se vivió con el maestro Luis Echeverría.

Vivimos un cierto izquierdismo con un sabor feo con López Portillo, cuando, recuerdo; llegando a su informe de Gobierno, en su último, me encontré a Carlos Abedrob con una cara desencajada, le digo ¿cómo estás?, desencajado, lee la página 64 del informe y estaba estatizando la banca en México, bajo la premisa de: “Ya nos saquearon, no nos volverán a saquear”.

Hemos tenido periodos así, no nos debe de espantar esto que estamos viendo y viviendo con esta pretendida cuarta transformación o transformación de cuarta. El hecho que aquí estamos y pienso como premisa, antes de disertar con ustedes y no quiero venir a hacerles perder el tiempo, porque saben mucho de lo que podemos compartir, creo que estamos en este momento ante un régimen que se va a legitimar en la medida en que nos respete.

Porque en el momento en que hay otra vez una amago a los medios de comunicación, en ese momento, este Gobierno legítimo, porque llegó legítimamente, se tendrá que legitimar ratificando la tolerancia que debe de ser no otra cosa más que una convivencia democrática con nosotros que estamos representando, como medios de comunicación, no a los Gobiernos, afortunadamente ya hasta el presupuesto cortaron para que patrocinen nuestras palabras, sino que estamos para representar a la sociedad mexicana.

Es la sociedad mexicana y por la sociedad mexicana que tenemos que trabajar, porque no hay nada que me ofenda más cuando estoy ante las redes sociales que nos digan “chayoteros”, porque eso es algo que nunca hemos sido.

Yo creo que estamos, por lo mismo, ante una gran oportunidad, la gran oportunidad de llevar a nuestros medios de comunicación; reflexión inteligente, comprometida, asertiva, interesante, que vuelva de alguna manera generalizada con nuestra confianza, que relativamente hemos perdido de nuestros de nuestros auditorios.

Desafortunadamente, en algunas ocasiones ha habido casos en donde nosotros nos hemos entregado al poder y por lo mismo no resultados de alguna suerte creíbles, tenemos que rescatar esa dignidad de la radio y la televisión y hacer de nuestros contenidos, contenidos que representen lo que en alguna ocasión hace un par de años, dijera Angela Merkel, como primer ministro y como canciller de Alemania, llegó a México, observó a México y le preguntaron ¿qué piensas de México?

Dijo, lacónicamente, una mujer alumna de Herman Kolk, una mujer antes de Nancy Pelosi, la mujer más poderosa del mundo, pensé que la mujer más poderosa del mundo era la que estaba en mi casa, creo que hay otras más.

Angela Merkel dijo: “Lo único que me extraña de México es que no hay contrapesos”. A lo mejor no tuvo mucho contexto este video que les presenté de una intervención que tuvimos los radiodifusores ante el Congreso, ante el Senado mexicano en el 2007, tenía yo pelo, hace 12 años.

Fuimos a defender lo que hicieron con nosotros, tomaron parte del radioespectro que es del país, como si nosotros no pagáramos impuestos para usar esos recursos del radioespectro y tomar mensajes nuestros, que son nuestros, los tomaron ellos para ofrecérselos a los partidos políticos en sus labores de proselitismo.

¿Qué pasó? Bueno, pasó lo que tenía que pasar, lo tomaron, es como si en lugar de tener una estación de radio tuviéramos una mueblería y llegara el Estado para decir: “la madera viene de los árboles mexicanos y por lo mismo parte de tus muebles los tienes que regalar por decreto”, eso nos hicieron y nos dejamos.

¿Por qué nos dejamos? Bueno, nos dejamos porque tenemos una concesión, concesión viene de concedere y a veces tenemos que conceder.

Nada más lo voy a mencionar una sola vez: dentro de mis postulados cuando me lancé a la locura de una campaña independiente, una de las premisas que proponía es que no haya concesiones en la radio y la televisión, que sea propiedad privada. ¿Es muy difícil? Por supuesto que no lo es, pero no sueltan esa forma porque de alguna manera nos tienen.

Pero creo que en eras de la transparencia ante el público, en esta intermediación, por eso somos medios de comunicación, porque estamos intermediando entre lo que quiere la sociedad, lo que piensa la sociedad y lo que dice el gobierno, lo que hace el gobierno, nosotros tenemos que estar en medio; y de alguna suerte, con dignidad lo que tenemos que mantener es la concesión, por supuesto, si no, no tenemos medio, tenemos que cuidarla.

Pero al mismo tiempo, creo, estamos obligados a apretar la cuerda hasta el toque, no hasta el quiebre, sino hasta el toque, y hacerle sentir al gobierno mexicano, el que sea que esté en turno, éste o el que venga, o los anteriores, finalmente lo que tenemos que hacer es tomar la potestad de la verdad y verterla en la gente que de alguna manera siente la necesidad de estar bien informado.

Hoy tenemos medios que nos compiten, no solamente es la radio y la televisión, hoy tenemos medios que nos compiten en el internet, que es una fórmula que creo que debemos nosotros de hacer nuestra y de diversificar esta conversación a través de lo que es concesionado y de alguna suerte una estrategia digital; no que nos perpetúe, porque nadie va a suplir a los medios que hoy tenemos.

Video kill the radio decía aquella canción, que se supone que con la llegada del video se acababa la radio, es como decir que por el cinematógrafo se acabara el teatro; hay cosas que son para siempre, y pienso que nosotros tenemos un valor que no solamente tenemos que conservar y atesorar, sino que tenemos que darle lustre, para que el día de mañana nos tome a los radiodifusores, el futuro que sea a las televisoras, el futuro que venga, que nos tome unidos.

Es la idea que nos sostenga en un ámbito de dignidad, porque lo que necesitamos es rescatar un papel que tenemos ante la sociedad mexicana; hoy la premisa es el desconcierto, la gente no sabe qué hacer, hoy creo que tenemos la gran oportunidad de hacernos sentir con un grado de compromiso y tenemos que luchar, y tenemos que hacerlo dignamente, con una unión que nos permita crecer y consolidarnos.

Me ha tocado desde que empezamos con el esfuerzo, yo me siento privilegiado de estar aquí con ustedes, porque yo que fui radiodifusor y aparte copropietario de una concesión, hoy sigo siendo parte de esta familia porque así me siento; pero hoy me ha tocado la suerte, suerte que le agradezco a Dios, de haber convocado y haber mandado un mensaje que permitió entender a muchos radiodifusores que la unión hacía la fuerza.

Hoy tenemos en el contenido que yo estoy lanzando, que no es de una concesión, sino de un principio de contenido, he tenido la posibilidad de hacer alianzas con tantos grupos de radiodifusión en toda la República Mexicana y de televisión, que ya me han permitido en menos de un año llegar 105 ciudades de México y a los Estados Unidos con un estudio alterno.

Hoy tengo una base invaluable, invaluable en la Capital de la República Mexicana, en una alianza estratégica con un hombre que creyó en este proyecto y está aquí enfrente de mí, el señor Javier Sánchez Campusano, nadie me quería abrir la puerta, fuiste tú y te lo agradezco. Y agradezco al mismo tiempo a todos aquellos que en todas partes en este país han podido hacer lo mismo.

No somos un grupo terrorista con un micrófono y una cámara, somos un grupo de mexicanos que sí, a veces hemos enfrentado momentos y vicisitudes y de todo esto lo único que hemos aprendido en experiencia es a ratificar el camino.

Pienso que estamos construyendo una nueva forma de radiodifusión en donde tendremos que jalar mercados. Me he encontrado a muchos radiodifusores de localidades pequeñas que la primer frase que me dicen cuando platican conmigo es: quiero vender mi estación, ya no quiero estar en esto, no me deja, me quita.

Vamos a hacer algo, reanímate, revitaliza, ganemos mercados, ganemos la calle, pongamos letreros, hagamos una revuelta institucional que nos permita hacer parte de una sociedad consiente y pensante, muévete, nos podemos unir y nos hemos venido uniendo y estamos muy comprometidos con esta unión.

Hoy estamos empezamos a haber grupos que en otro tiempo hubiéramos considerado indestructibles, que se están deshaciendo, grupos de comunicación que se están deshaciendo, porque no estaban acostumbrados a competir, porque se sentía una obligatoriedad de estar ligados con el gobierno en turno, no sé por cuántas razones, pero pienso que de todas maneras este tiempo, nada más con ver a mis hijos y a mis nietos me doy cuenta de lo que tenemos que hacer es pensar diferente y pensar con asertividad y con agresividad y con valor para poder entender estos nuevos mercados en donde estamos metidos en un ámbito de competencia como nunca antes en la historia, que maravillosos aquellos tiempos cuando prendíamos la tele y nos íbamos a sentar y después queríamos cambiar el canal y nos levantábamos otra vez y le cambiábamos y teníamos un regulador del voltaje, ¿se acuerdan? Cuando salió la televisión a colores, que teníamos que poner una placa roja para que nos imagináramos que estaba a color la televisión, para los que se acuerden de ello y de aquel tiempo, XHGC, Televisión Canal Cinco, de aquel tiempo a la fecha ha pasado todo y no hemos evolucionado, pienso, como ya nos lo demanda el tiempo.

En el ´20, ´21, muchas marcas de vehículos alemanes en sus coches no van a traer radio con AM y FM. ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a hacer? Y me pregunto antes: ¿Qué estamos haciendo?

Tenemos que pensar formas nuevas de comunicación, tenemos que reinventarnos y reinventar al mercado, tenemos que convocar a los patrocinadores que han confiado en las fórmulas que les hemos ofrecido durante años, dignificando lo que valemos, no tostoneando lo que valemos, tenemos que dignificar lo que valemos y hacerles sentir a la comunidad de patrocinio en este país, que es mucha y muy diversa, que hay miles de fórmulas en las que podemos trabajar juntos, pero que lo que estamos presentando es y son productos de calidad, de calidez, de concordia, de esta íntima relación con un país al que comunicamos.

Pienso que le hemos perdido la mirada al radioescucha y a veces les damos cosas que ellos mismos rechazan, a veces gana Mozart con respecto al contenido que nosotros tendríamos que estar compartiendo con la gente, hay que darle voz a la gente y hay que hacerle sentir a la gente que nuestra principal preocupación es ella, es nuestro público, el que nos ha seguido siempre.

Yo me siento muy optimista de este momento, estamos viviendo un cambio, es como el capullo que lo que augura es la muerte de la oruga, pienso que podríamos empezar a volar.

Estamos también viviendo una transición importante, generacional, entre los medios de comunicación aquí, veo que hijos toman la batuta de los padres, veo que padres confían en sus hijos para seguir andando y todo esto nos permite pensar que puede haber una gran oportunidad hoy para renovar lo que somos y proyectar lo que seremos.

Veo un México hacia adelante que me preocupa, nunca en mi vida de comunicador había sentido, por ejemplo, del Ejército, una resistencia y crítica tan aguda como la que hoy el Ejército Mexicano le propone al Presidente de la República.

Nunca como antes había visto una animadversión tan evidente como la que se da del empresariado mexicano, con el camino que sigue el régimen mexicano que nos gobierna en función de nuestra relación fiscal; nuestra recomendación legal, en términos generales; nuestra relación institución, en términos formales; nuestra relación comunitaria en términos propositivos.

Entre todos sí sabemos que este país cojea de una pobreza lacerante de entre el 45 y 50 por ciento de las personas que vivimos en este país, hay una polarización de la riqueza, es cierto, más eso no quiere decir que para estabilizar los cartones tenemos que hacer pobres a los mismos. Si así fuera no sé qué hubiera sido de China, por ejemplo, o de Rusia.

Si la idea de democratizar a este país es que todos entremos en el nivel de los jodidos yo no le entro a este asunto, y estoy seguro que ustedes tampoco.

Lo que tenemos que hacer con México es levantarlo.

Si los chinos en 10 años han puesto en la clase media a 400 millones de personas y para el año 2025 lo que están proponiendo, en China, es que solamente haya un 10 por ciento del país en la pobreza, ¡Que tiempo estamos perdiendo! Cuando en México nuestros retos, proporcionales a los que tiene China, son infinitamente inferiores.

Recuerdo una plática con el entonces presidente de China Jiang Zemin, estaba José Ángel Gurría, el presidente Zedillo, su servidor, el Presidente de China y dos asesores.

Le dice Zedillo, que era un mal político, nos sentamos a platicar con el Presidente de China en el Palacio del Pueblo y abre la plática el Presidente mexicano: “Oiga, qué intransigentes se vieron ustedes con lo Tiananmén, se vieron re mal”.

Cuando dijo eso el Presidente mexicano yo nada más me le quedé viendo al Presidente de China, hizo cara y nos dijo: “Si ustedes tuvieran un problema con los estudiantes en México, que se levantaran, a nivel de educación superior, ¿de cuántos estudiantes estuviéramos hablando? Que tuviera que enfrentar el Estado mexicano”. Nos dijo Jiang Zemin.

Entonces, entre Gurría, el Presidente y yo empezamos a contar, pues la UNAM, el Poli, los CCHs, y hasta la prepa 5 metimos y metimos todo lo que podíamos, a los CONALEP, a todos y juntamos como 600 mil, que ya era abultado.

Y le dijo el Presidente: “Más o menos como 650 mil estudiantes”.

Dijo el Presidente de china: “Aquí en China, si tuviéramos un problema así, serían 70 millones”; ¿qué les parece si nos vamos a comer?, y dijo el Presidente mexicano: “Vamos a comer y dejemos de discutir de estas cosas”.

Allá tienen problemas monumentales, ¿ustedes creen que para los chinos poner a 50 millones de personas en la clase media sería un problema? Por supuesto que no, ese es nuestro rego, 50 millones de personas, ponerlas en donde tendríamos que ponerlas y las tendríamos que haber puesto ahí desde hacer muchos años.

Con un esquema de educación asertivo, inteligente, interesante, propositivo, que se haga de ello un modelo de educación y no se ha hecho, por eso tenemos tantos hijos de Elva Esther Gordillo, que no saben siquiera poner comas donde van, por eso tenemos tantos problemas con la ineducación de nuestra gente que dice hay que hacer y ¡Ay! Qué barbaridad y unos le quitan y le ponen las haches como si fueran adivinanzas.

No tenemos gente preparada, tenemos gente que está en medio de una turbulencia de ignorancia que nos revuelve a todos y mezclado con ello una profunda confusión. ¿Quiénes pueden hacer algo al respecto? Yo diría que los medios de comunicación.

Siempre he tenido esta disquisición con compañeros míos comunicadores, ¿qué es lo que tenemos que hacer en un medio de comunicación, informar o formar informando? Muchos me dicen que lo que hay que hacer es informar, que no tenemos por qué nosotros meternos a formar, porque no somos formadores de nada y pienso que sí.

¿Qué te parece? Me dicen, Pedro, si el formador de opinión acaba siendo un apátrida que lo único que hace es formar adoctrinando algo que vaya en contra de México; bueno, eso será potestad del propio medio de comunicación a ver a quién escoge para formar, pero pienso y espero que lo compartamos todos, que si tenemos el poder de la penetración mediática, lo que tendríamos que hacer nosotros es dedicarnos a informar formando a nuestra gente.

Dándole una formación propositiva, ética, que nos permita, me decía Leopoldo Zea, allá por el año 1980, este catedrático del Colegio de México, maravilloso; maestro Zea, ¿cuál será el peor problema que habrá de enfrentar el hombre en México en el siglo XXI? Y me decía, la convivencia, Pedro, convivir va a ser muy complicado y hoy lo vemos en nuestras calles.

El otro día estaba echándome un café con Ale, aquí en el World Trade Center, en lo que dejó la lap top y su teléfono en un portafolio, se lo robaron enfrente de mí y todos los días nos estamos cuidando los unos a los otros en un grado tan brutal de desesperación de ciertos sectores de la población que se dedican, ahora ya tienen el recurso de ser Ninis patrocinados.

Te acuerdas cuando decían: “Que te mantenga el Gobierno”, pues ya mantiene el Gobierno a los que no hacen nada, pero entre que te mantenga el Gobierno y los que desafortunadamente no tienen otra opción, pues se van al narcotráfico y a la delincuencia, como este muchacho que se sube al coche el Presidente Municipal de Chalco, le pide aventón al Presidente Municipal y se toma una selfie con él, 20 años el chamaco.

Le dice; no me puede dejar, a dos cuadras está mi casa y le dice el Presidente Municipal, te llevo hasta acá, ya síguete tú caminando porque me tengo que seguir derecho, se voltea y le pega dos tiros en la cabeza, después le pega al secretario particular, le pega al guardaespaldas y le pega al chofer, un muchacho de 20 años, le pagaron 5 mil pesos por el trabajo, que finalmente, solamente recibió el anticipo.

Estamos ante un México que debemos de reflexionar, muchos de los que estamos aquí compartimos un México maravilloso; se acuerdan cuando salíamos a las calles, los cines a dos cuadras, ¿te acuerdas? Cuando salíamos a la calle, cuando dejábamos la bicicleta en la banqueta y salíamos a comer y no pasaba nada; hoy este país se ha balcanizado, tenemos que entenderlo así.

Creo que nosotros, radiodifusores, miembros de la televisión mexicana, tenemos la obligación de empujar, ver si hay alguna fórmula de reconciliación entre nosotros.

Yo creo que hoy estamos ante un reto brutal, si esta plática ante ustedes estaba titulada como “Los retos del periodismo hoy”, les quiero decir como en alguna ocasión invitaron en el Club de Periodismo en el Nacional Press Bulding, allá en Washington, entrevistaron a Ted Turner en los 90 cuando empezó a proponer la televisión por cable, y el título de la intervención de Turner era Whats next on television for the next century, claro, con cubiertos de 10 mil dólares y ahí llegó toda la crema y nata de la radio y la televisión en los Estados Unidos.

Ted Turner es un personaje, sale y dice: “me invitaron a hablar sobre cómo será la televisión en los años porvenir, pagaron ustedes 10 mil dólares el boleto por tener un cubierto aquí y les tengo una noticia lamentable, no tengo la menor idea de cómo serán las cosas”.

Yo pienso que hoy si hablamos del periodismo y los retos que nos tiene el periodismo hoy, yo les puedo decir que no tengo la menor idea de qué es lo que pasará con el periodismo de hoy, pero sí les puedo decir que dentro del periodismo de hoy tendremos que tomar valores universales de siempre, valores universales de siempre: compromiso con la honestidad, compromiso con la verdad, compromiso con la sociedad, compromiso con la empresa que nos permite hablar, compromiso con todo aquello que represente un ámbito de juventud, juventud que puede estar depositada en un hombre nonagenario o un pequeño que acaba de entrar a la adolescencia.

La juventud no es una edad, es una actitud, y pienso que el periodismo de hoy tiene que tomar una transfusión de juventud para recordar lo que somos, para lo que servimos, hasta dónde llega el compromiso de aquello que hacemos.

Mucha gente la otra vez me dijo, una persona en un centro comercial: “Pedro, yo no sé cómo vienes solo, así sin guardaespaldas y con tu familia, yo no sé cómo puedes vivir así”, y yo contesté muy simple y sencillamente diciéndole: “No soy de otra forma porque no lo he pensado y, si bien es cierto, en la vida he recibido golpes fuertes, que me han dejado a veces hasta sin aliento, siempre ha habido la oportunidad para recuperar el paso y para una vez recuperado reflexionar sobre el pasado”, y cuando el golpe recibimos llegamos a la conclusión de pensar que golpes puede haber, pero finalmente te quedas siempre la consciencia tranquila de saber que haces siempre consistentemente lo que tienes que hacer.

Vendrán tiempos interesantes, démosle y démonos entre todos la bienvenida a la competencia; todos los días, Rogelio, nos ponemos una meta electoral, o escuchan a tus noticieros o escuchan a los nuestros. Todos los días nos sometemos a un proceso electoral, forcemos y abusemos el cerebro para sacar lo mejor de nosotros. Tienen todos ustedes grandes valores, todos, pero pongámoslos sobre la mesa y que gane el mejor, porque sé que hay muchos mejores.

Finalmente, quiero proyectar con ustedes sobre un interés que tenemos todos, todos aquí: el valor de nuestros activos en los últimos tiempos ante la diversidad ha venido perdiendo presencia y valor en términos de costo, no en términos de valor per se, debemos trabajar para volverle a dar a lo que tenemos el valor que le corresponde.

Aquí hay una enorme riqueza concentrada no solamente en términos patrimoniales, sino en activos para esta nación, cada uno de ustedes tiene un pedazo de México, démosle valor no solamente ante nosotros, sino también ante la autoridad.

Ayer el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial a quien le pedí una entrevista, me dijo a través de mi gente, le dijo el Vocero del Consejo Coordinador Empresarial, le dijo a mi equipo: El Presidente no quiere dar una entrevista a Pedro, porque Pedro ha tratado muy mal a los empresarios del Consejo Coordinador.

Entonces, yo hablé con Carlos Salazar y le dije: oye, qué tú también vas en contra de la libertad de expresión o es un asunto que a lo mejor percibo, creo que no estás de acuerdo con lo que digo cuando estoy viendo lo que nos están haciendo desde el poder y tú no metes ni las manos.

No estoy criticando por criticar al poder económico en el empresariado, estoy criticando al poder económico en el empresariado porque ante una Ley de Extinción de Dominio no dicen nada, que es el principio de que el día de mañana salga un Presidente y diga: ¿de quién es este edificio? Se consigna y se expropia. ¿Y de quién es este edificio? Se expropia, la Ley de Extinción de Dominio es la antesala de la expropiación y quién dice: esta boca es mía.

Se cancela un aeropuerto de las características del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y ningún empresario dijo nada ahí.

Pero el Presidente nos ofrece un aeropuerto más barato, aunque lleve en las alforjas 400 mil millones de pesos echados a la nada y nadie decimos nada. ¿Por qué? Porque es el Presidente de la República.

Vale la pena, queridos amigos, que si mañana recibimos al Presidente en nuestra comida, con dignidad le hagamos ver que estamos para ayudar a México, para ayudar a la institución presidencial, pero no para dejar que nos atropelle una serie de políticas que no están siendo asertivas.

Hace seis meses estamos diciendo en nuestros programas que México acabará en recesión, ayer me lo confirmó el Subgobernador del Banco de México.

La ce faire de la ce passé será la idea, dejar hacer, dejar pasar, o nos ponemos los pantalones y empezamos a trabajar con la sensatez de saber que cuando nos equivoquemos siempre tendremos la oportunidad para rectificar.

Larga vida a la Cámara de la Industria de Radio y Televisión.

Larga vida a todos nosotros, bajo el principio de la corresponsabilidad que tenemos todos nosotros ya no con la coyuntura de lo que hoy pasa, sino con otra que es mucho más trascendente que es el país.

Qué bueno que los hombres pasamos y los pueblos se quedan, después de todo invierno siempre hay una primavera.

Muchas gracias.

 

Alberto Sáenz Azcárraga: Los que estén interesados en participar.

 

José Luis Rodríguez, adelante.

 

Pregunta: En primer lugar, les quiero decir que yo soy un radiodifusor de provincia, mis estaciones están en Querétaro.

 

Y también quiero felicitar a Pedro porque siempre has si muy buen comunicador, tú y yo somos de la misma época y juntos hemos hecho mucho por la radio, como todos nosotros, con dignidad, porque sí la tenemos, Pedro, tenemos dignidad, podemos mejorar, desde luego, pero tenemos dignidad.

 

También les quiero decir que los gobernadores nos necesitan, los presidentes municipales nos necesitan porque una cosa es la radio de provincia y otra cosa es la radio nacional o la televisión nacional, porque en provincia lo que pega fuerte es la radio que nosotros hacemos, la radio que nos necesitan los presidentes municipales y los gobernadores. Vamos a seguir trabajando.

 

Y José Luis sí ha hecho cosas, tú decías que no hemos hecho nada en el sentido de que cierran las estaciones en los coches, y no, han intentado y han hecho varias cosas, José Luis ha abierto muchas posibilidades para que en los radios de los coches estemos nosotros, porque la información que nosotros damos nos necesitan y son horarios invaluables para todas esas personas que nos escuchan y con ellos unimos a México.

 

Así es que nuevamente les quiero decir que José Luis está haciendo una labor muy importante y ya ustedes lo escucharon en la mañana, y va a seguir insistiendo en ese asunto con la unión de todos, el eslogan es: Semana Nacional de Radio y Televisión: Unidos somos uno y un solo México.

 

Y tenemos un presidente que aunque fallas es nuestro Presidente, tenemos que apoyarlo porque si le va mal a él nos va mal a todos nosotros y si le va bien a él es posible que nos vaya bien a todos los que trabajemos y hagamos muchas cosas.

 

Así es que, yo antes de despedirme en este momento, quiero decirles que hemos trabajado con dignidad.

 

Y repito: Los gobiernos de los estados, que tienen su gente, y los presidentes municipales que tienen a su gente nos necesitan y nosotros unimos a México.

 

Muchas gracias.

 

Lic. Alberto Sáenz Azcárraga: Adelante, por favor.

 

Pregunta: Buenas tardes, mi nombre es Sergio Fajardo, soy radiodifusor de provincia.

 

Pedro, yo te felicito, tuve la oportunidad de conocerte a principios de los 80, cuando trabajabas en IMEVISIÓN, ahora TV Azteca, con un periodismo franco, neto, claro y transparente como hasta ahora lo has manejado, ejemplo de muchos que en aquel entonces éramos demasiado jóvenes, pero teníamos hambre de aprender lo que eran los medios en su manera operativa, información, diversión, entretenimiento, promoción de la cultura.

 

Sobre todo creo que se hizo una escuela con reporteros y periodistas, con corresponsales y medios, que tenían el valor, la valentía de decir las cosas como se tenían que decir.

 

Sí, efectivamente en aquellos entonces también había amenazas, había advertencias, había condiciones, hoy las condiciones también son distintas, son diferentes, las estrategias de comunicación van cambiando.

 

No solamente callaron a Pedro Ferriz de Con en varias ocasiones, callaron a Carmen Aristegui, callaron a Jacobo Zabludovsky, callaron a Loret de Mola, y también callaron a Joaquín López Dóriga.

 

Los radiodifusores, creo que nos ha faltado el valor de decir las cosas como son: me tocó vivir en carne propia la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, la falsa historia de la verdad histórica de Murillo; pero tuvimos la oportunidad de tener al Consejo de Seguridad en Iguala, encabezado por el Secretario de Gobernación, en ese entonces Osorio Chong, el Secretario de la Defensa, el Secretario de Marina, iba también Areli Gómez.

 

Muchos de los empresarios y voy, con lo que tú estás comentando del Consejo Coordinador Empresarial, ¿qué hacen en beneficio de México? Me tocó vivirlo y créanme que es vergonzoso que se pongan de tapete ante las autoridades y no se hace la aclaración de que son servidores públicos que están como responsables de manejar los intereses y de proteger las garantías individuales de nosotros, que tenemos que exigirles.

 

Como medio de comunicación, en Iguala, Guerrero; en ese momento quién tuvo que tomar la palabra como arma, fue un servidor y no ponerme de tapete ante las autoridades que estaban ahí presentes, porque acabaron con la economía, no solamente de una ciudad, de un estado y acabaron con la creencia y la esperanza de mucha gente.

 

Yo te felicito porque fuiste escuela y soy uno de ellos, me siento satisfecho y orgulloso de haber conocido a tu papá y haberte conocido a ti, de conocer tu trayectoria y seguirte a través de las redes sociales.

 

Nosotros como radiodifusores tenemos que despertar y no nos pongamos de tapete, aunque seamos concesionarios, tenemos que ser gente que represente la dignidad, porque es lo que representamos en la sociedad.

 

Gracias, Pedro.

 

Mtro. Pedro Ferriz de Con: Muchas gracias, don Sergio.

 

La idea es esa y además sé que todos sabemos de lo que estamos hablando y pienso que más que una actitud contestaría que nadie lo somos, ni hacer de la información un arma de poder para nosotros, siempre pareciera como si en todo este tipo de eventos históricos que nos impactan todos los días, hubiera un gran presente que es el Gobierno y otro gran presente que es el medio.

 

Curiosamente desde que hay redes sociales me pasa algo muy simpático cuando hago una entrevista; estoy haciendo una entrevista en vivo y estoy recibiendo retroalimentación del público qué me está diciendo hasta lo que tengo que preguntar, me dicen pregunta eso y eso y le público te lo está pidiendo, te está empujando para que seas reflejo del pueblo, del público, de la gente.

 

No somos monedita de oro, algunos les caeremos pésimo porque defienden otro tipo de ideologías, nosotros la única ideología que tendríamos que respetar y venerar, es la ideología de saber que somos parte de la sociedad, esa es nuestra ideología y eso es lo que nos alimenta.

 

Les quiero agradecer a todos, me da una enorme emoción verlos; Javier, me da mucho gusto verlos a todos aquí reunidos, fortalezcamos nuestra posición, hablemos claro y bien de este país; México es muy noble, México es un país que nos conjunta a todos los que estamos aquí, porque aquí nacimos y este es el suelo que amamos y este es el cielo que tenemos y este es subsuelo en donde vamos a acabar algún día, cuando todo termine para nosotros. Siempre mantengamos como una premisa, la responsabilidad histórica que tenemos cada uno de nosotros en nuestro desempeño.

 

Hace muchos años, de muy chamaco, hablábamos de la popularidad de los medios y de las personas en los medios y mi padre, estábamos en Acapulco, estábamos viendo el cielo, que es lo suyo, creo que de algún planeta venía mi papá, de repente vimos una estrella fugaz y me dijo: “La viste”; “Nada más un pedacito”.

 

Esa es la fama, me dijo, esa es la fama, es tan fugaz como el destello que acabas de ver, de repente brillas y de luego dejas de hacerlo; si tienes oportunidad a lo mejor luego encuentras otro estrato y vuelves a brillar, pero se acaba, esto se acaba. Y pienso que en la medida en que todo se acaba aprovechemos el momento cuando todavía estamos en condiciones de dar una batalla por este país.

 

Es una pregunta que les hago: ¿vivimos ya en un país socialista?, ¿vivimos ya en un país socialista? Fíjense que sí, las pautas que está haciendo este régimen nos lleva al socialismo.

 

Yo escuché algo muy importante de ti, José Luis, “ayudemos al Presidente, es nuestro Presidente”; nada más que tenemos una obligación, tenemos que hacerle ver lo que el Presidente hace y que no nos ayuda a todos. Ayudemos cuando ayude, señalémosle al Presidente, que hoy por lo que veo regresa el presidencialismo exacerbado, le llaman presidencia imperial.

 

Ayudemos al Presidente haciéndole ver cuando se equivoca, y no nos convirtamos en jilgueros que le aplaudan y le propalen todo, que de alguna suerte no todo, me encantaría ver a un Presidente rectificar y hasta este momento no pasa. Hoy en la mañana, en la mañanera habló otra vez de la prensa fifí, otra vez de la prensa fifí, y lo que más me cala es que me siento fifí, soy fifí, moriré fifí y eso qué, finalmente soy mexicano antes que fifí.

 

Y creo que la premisa que se sigue es una premisa lamentable, “divide y vencerás”, que no nos convenzan sus argumentos para dividirnos, estamos aquí, hemos hecho algo porque estamos unidos.

 

Yo les agradezco de nuevo, los abrazo a todos y espero que en el próximo año nos veamos todavía más fortalecidos.

 

Muchísimas gracias.

 

Lic. Alberto Sáenz Azcárraga: Muchas gracias, muchas gracias a Don Pedro.

 

Tenemos un pequeño reconocimiento por parte de la industria.

 

Gracias a todos ustedes, pasamos a la siguiente conferencia en cinco minutos.

 

Gracias.

 

Comparte este contenido

Double Column Posts

Double Column Posts Subtitle

Antena / Sí protección a la mujer, no con censura

Esta semana, la Cámara de Diputados envió una minuta al Senado adecuando diversos ordenamientos para precisar lo que denominaron "violencia política en razón del género". Al analizarla se perciben algunos puntos que resultan cuestionables. Se debe señalar, de inicio, que el documento está a favor...

WhatsApp chat