Whatsapp, tele y radio: los más usados para educar durante la pandemia

Un recorrido gráfico sobre el modo en que se las han arreglado los escolares de todo el mundo para no perderse enseñanzas. Cerca de 1.200 millones de ellos siguen afectados por el cierre de escuelas. La desigualdad de acceso a la tecnología y al wifi amenazan su derecho a la educación en muchos lugares, especialmente de África, Asia y América Latina.

1. Ange, ocho años. Costa de Marfil

La madre de Ange, de ocho años, ayuda a sintonizar su televisión para acceder a las clases desde casa, en Man, al oeste de Costa de Marfil. “Me gusta estudiar en casa. Mi madre es maestra y me ayuda mucho. Por supuesto que extraño a mis amigos, pero puedo dormir un poco más por la mañana. Cuando sea mayor quiero ser abogada o jueza”, dice la niña. En este país africano, desde que comenzó la pandemia, Unicef ha estado trabajando con el Ministerio de Educación en una iniciativa llamada ‘Escuela en casa’ que incluye la grabación de lecciones que se transmiten en la televisión y radio nacionales.

2. Clases en remoto en Timor Oriental

En Timor Oriental, el programa de educación a distancia ‘Eskola ba Uma’ (La escuela va a casa) permite a los niños seguir estudiando a través de plataformas de internet, la televisión o la radio. Para quienes no tienen acceso a ninguna de estas opciones, Unicef trabaja con la compañía telefónica Telenor con el fin de proporcionar acceso gratuito a materiales a 600.000 usuarios de teléfonos móviles en las zonas rurales.

3. María, 9 años. Siria 

En Siria, millones de niños en edad escolar han visto interrumpida su educación debido a la suspensión de actividades como medida de precaución contra la propagación de la covid-19. Sin embargo, los maestros y los niños han encontrado formas de mitigar el impacto de esta suspensión y continuar su educación. “Los profesores aquí crearon grupos de WhatsApp para conectarnos con nuestros estudiantes. Con la ayuda de sus padres, pueden seguir las lecciones e incluso enviarnos preguntas”. Una de las personas que se benefician de estas clases remotas es María, de nueve años, que nació en un pueblo cerca de Maarat Al-Numan, y ella y su familia buscaron seguridad más al norte en el campamento de Kili, donde también se unió a la escuela del campamento. “Estas lecciones pregrabadas no son un sustituto del aula”, dice Walid, maestro en las carpas educativas apoyadas por Unicef en el campamento de desplazados internos en Kili, a 20 kilómetros al norte de Idlib, “pero hasta que podamos dar la bienvenida a nuestros estudiantes nuevamente en sus aulas, esta es la mejor alternativa que tenemos por ahora”.

4. Azah y Zaara, India. 

Azah y Zaara tienen a su padre como principal apoyo educativo desde que se encerraron bajo confinamiento en su casa en Delhi, la capital de la India. Las dos adolescentes hacen diariamente los deberes que su escuela les manda por correo electrónico.

5. Sheila Achieng. Kenia

A Sheila Achieng, una joven estudiante del asentamiento informal de Kibera, su maestra le envía preguntas de revisión una vez por semana a través del teléfono de sus padres. Ella las imprime, completa las preguntas y regresa a la escuela para que el maestro las marque. Sheila está en su último año de primaria, pero le preocupa que debido a la pandemia que ha cerrado todas las escuelas en Kenia, pueda suspender sus exámenes o verse obligada a repetir la misma clase.

6. Cristian, Sherlyn and Sharon. Guatemala 

Cristian, Sherlyn y Sharon, siguen sus clases a través de la televisión. En Guatemala, el ministerio de Educación y Unicef han producido y distribuido distintos materiales didácticos por diversos medios, uno de ellos, programas educativos que se transmiten en la televisión nacional. Además, se han grabado y transmitido 570 horas a través de radios y ha habido más de 27 publicaciones impresas en los principales medios escritos del país.

7. George Latjor, 17 años. Sudán del Sur 

George Latjor, de 17 años, escucha una lección grabada para la radio en la sala de estar de la familia. “No tenemos radio, así que estoy usando mi teléfono. A veces no tiene batería o está cargando y no puedo escucharlo”, explica este joven. “No siempre es fácil entender lo que dicen los maestros en la radio y es posible que necesites múltiples explicaciones. Me preocupan los alumnos lentos y los que viven en zonas rurales donde las ondas no llegan”. George está en su último año, quiere ser médico cirujano y tendrá que hacer sus exámenes finales para pasar al nivel superior. Sin embargo, nadie puede decir cuándo, ya que la pandemia se sigue extendiendo por el país. George está preocupado por lo que esto significará para él.

8. Irasubiza Uwayo Merveille, 10 años. Ruanda 

La radio es la tercera plataforma más utilizada por los gobiernos para ofrecer educación mientras las escuelas permanecen cerradas: un 60% de los 127 países, según recoge un estudio de Unicef. Irasubiza Uwayo Merveille, de 10 años, hace sus deberes junto a su madre, Nyiraneza Jeannette, después de escuchar juntas la lección de radio de Merveille Primary 3. La escuela de Merveille está actualmente cerrada para ayudar a prevenir la propagación de la covid-19.

9. Igihozo Kevin, 11 años. Ruanda 

Igihozo Kevin, de 11 años, estudia en casa escuchando sus lecciones en una radio. “Es el medio más popular y accesible en Ruanda. Como emisora ​​pública nacional, las estaciones de Rwanda Broadcasting Agency llegan a casi el 99% de la población, incluidas Radio Rwanda y cinco emisoras regionales”, explica Aldo Havugimana, director de Radio de Rwanda Broadcasting Agency. “Dado este alcance expansivo, las lecciones por este medio se identificaron como la solución inmediata más adecuada”.

10. Mounee Mahdeya, 10 años. Bangladés 

Mounee Mahdeya, de 10 años, usa su tablet para completar sus deberes en su casa en Dacca, la capital de Bangladés. Su escuela ha introducido el aprendizaje a distancia a través de plataformas digitales para continuar la educación de los niños durante el bloqueo indefinido impuesto en todo el país por la pandemia.

11. Kimy, 6 años. Indonesia 

Kimy, de seis años, estudia en casa con la ayuda de su padre en Yakarta, la capital de Indonesia. Ella y su hermana Feli, de cinco años, han estado aprendiendo a distancia desde la segunda semana de marzo, cuando el Gobierno cerró todas las aulas. Kimy y Feli están en el jardín de infancia y su maestra les envía una tarea todos los días que su padre les ayuda a completar. “Me gusta estudiar en casa, pero extraño a mis amigos en la escuela”, dice Kimy. Unicef está apoyando al Ministerio de Educación y Cultura para que transmita un programa educativo de televisión para ayudar a los escolares con acceso limitado a internet a aprender desde casa.

12. Fatimata Bagayogo, 11 años. Costa de Marfil 

Fatimata Bagayogo, de 11 años, estudia en su casa durante la crisis de la pandemia, en Odienné, al norte de Costa de Marfil. Como las escuelas están cerradas, ella asiste a clases por televisión y practica matemáticas en una pizarra que le ha comprado su padre. Sidiki Bagayogo, de 47 años, es profesor y conoce la importancia de la educación. “Me gusta que mi padre me ayude. No me obliga. Me gusta estudiar y extraño la escuela. Echo de menos a mis amigos, pero ahora ayudo a mi madre a cocinar cuando estoy aburrida. Quiero ser médica”, dice la pequeña.

Comparte este contenido

Double Column Posts

Double Column Posts Subtitle

Microfonía para no ingenieros

Este curso tiene el objetivo de mostrar las diferencias sonoras entre los tipos de micrófonos que se ofrecen actualmente y obtener una técnica adecuada para la captura de la voz humana y una interpretación versátil. Está dirigido a locutores, productores radiofónicos, operadores, comunicólogos y público...

WhatsApp chat