24 de mayo de 2024

CRÓNICA

Emociones, novedad y sonido: las primeras radiodifusoras comerciales

Muy pronto el “interés científico” por la radio se disolvió para dar lugar a nuevas certezas: México era un filón por explotar, ya no como una curiosidad que algunos personajes, embargados de fiebre de progreso, ofrecían como asunto de excepción o como mero pasatiempo que echaban a andar de manera temporal. Pero, vistos los alcances del invento, no fueron ni uno ni dos los que llegaron a la conclusión de que, como negocio, como fuente de entretenimiento redituable y como herramienta para consolidar la fama pública y ciertas actividades políticas, la radio sería un éxito