24 de mayo de 2024

Violencias y precariedad laboral; lo que callan los periodistas

En la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Periodismo 2022, que reconoció la trayectoria del periodista Felipe Cobián y el trabajo de una treintena de comunicadores, se abogó por el cese al acoso y al estigma y por condiciones de trabajo más dignas y humanas.

La inseguridad y la precariedad laboral en el ejercicio del periodismo en México fueron el leit motiv de la entrega anual del Premio Nacional de Periodismo (PNP) 2022, que concede el Consejo Ciudadano respaldado por más de universidades y organismos civiles desde 2001 a lo mejor de la labor informativa en el país, incluyendo el reconocimiento a la trayectoria de un periodista, que este año recayó en el jalisciense Felipe Cobián Rosales, fundador de Partidero.com y que suma más de 50 años de ejercicio en medios como Excélsior, La Jornada y Proceso.

Este martes, en una ceremonia celebrada en el auditorio Pedro Ramírez Vázquez de la Rectoría General de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), desfilaron sonrientes y muy aplaudidos por familiares y amigos decenas de colegas, pese a la crudeza de los temas por los que fueron galardonados y que dominaron la edición de este año: feminicidios, desaparecidos, marginación urbana, vivienda precaria, migrantes mutilados, discapacidad, infancias reclutadas por células del crimen organizado.

El rector general de la UAM y presidente del Consejo Ciudadano del PNP, José Antonio de los Reyes Heredia, abrió su alocución citando al célebre periodista polaco Ryszard Kapuściński, quien solía decir que “para ser buen periodista, hay que ser una buena persona”. “Esta máxima ha sido el faro fundamental que ha guiado a todos los periodistas aquí presentes”, dijo.

De los Reyes Heredia continuó, resaltando el talento, la integridad y la humanidad de los galardonados, al tiempo que reconoció la objetividad y pertinencia de los trabajos premiados, “que arrojan luz sobre diversas realidades que siguen lastimando a nuestra sociedad y que merecen nuestra atención urgente”.

Al mismo tiempo reconoció que, en el país, el periodismo se ejerce en circunstancias difíciles, no sólo por la violencia y la inseguridad a la que se enfrentan los comunicadores en su tarea sino por la precariedad laboral con la que realizan su trabajo, “donde un cuarto de ellos gana 9 mil pesos al mes y con una carga laboral de más 70 horas semanales”.

Reclamos del gremio

Una a una, las más de 30 personas periodistas ganadoras del PNP en sus ocho categorías, que ejercen su labor en distintas ciudades del país y en plataformas informativas como Quinto Elemento Lab, Laboratorio de Periodismo y Opinión Pública, Nexos, Gatopardo, El Sur de Guerrero, Canal 14, N+, Pie de Página, o El País (España), entre otros, pasaron al estrado a recoger su reconocimiento y a hacer uso de la voz.

Y no hubo uno sólo que no se refiriera a las violencias ejercidas contra los periodistas desde esferas gubernamentales o de grupos de interés, como el crimen organizado: amenazas, espionaje, acoso digital, discursos de odio, exclusión, y hasta la privación de la vida; y encima, la precariedad laboral que se ejerce como otro tipo de violencia desde los medios para los que trabajan, sin salarios suficientes y dignos, carencia o insuficiencia de prestaciones sociales, de seguridad social y sanitaria, y hasta de soporte emocional.

María Fernanda Muñoz Ruiz, articulista de Pie de Página, mención honorífica en la categoría de Periodismo de Opinión, puso el dedo en la llaga: “Hemos aprendido a reconocer que no somos máquinas, que antes que periodistas somos personas, sentimos cada una de las historias que cubrimos, y merecemos condiciones dignas de trabajo. Que esa misma falta de condiciones dignas nos expone aún más, que necesitamos poder cuidar nuestra salud física y mental, y que esa falta de derechos es por sí misma otra violencia”, expresó.

“En un contexto de precarización laboral y de crisis en los medios, los reconocimientos se vuelven un abrazo y un empuje. Sin embargo, ojalá el reconocimiento llegara en forma de derechos laborales, de mejores condiciones para ejercer nuestro trabajo, de justicia para todos los periodistas que han sido asesinados”, agregó.

“Hoy quisiera agradecer a todas, todes y todos mis colegas que han roto el pacto de competencia, ese mismo pacto que se alimenta de la precarización laboral y nace de los contados espacios para ejercer la profesión con un poco de seguridad económica. Quiero agradecer a quienes desde el día uno en esta profesión me compartieron y enseñaron a hacer periodismo, que me recuerdan “que el periodismo es un servicio y es también una herramienta contra la desesperanza”, remató.

En su oportunidad, el presidente del jurado del PNP 2022, Bruno Hernández Levi, celebró los trabajos galardonados por su integridad y creatividad, donde “los hechos se presentan en relatos convincentes, con datos verificables y con una narrativa emocional que logró cautivar el interés de las audiencias”.

“Porque al final, el periodismo no se trata sólo de informar sino de conmover y generar empatía con historias que despierten, conmuevan e inspiren”, abundó.

“Espero que nos hagan caso”

El broche de oro para cerrar la ceremonia fue para entregar el Premio a la Trayectoria Periodística a Felipe Cobián Rosales. El decano del periodismo en Jalisco – como le consideran sus colegas tapatíos, aunque lo niegue –, sencillo y algo tímido, como es, suscribió todo lo que habían expresado quienes le antecedieron en la palabra y sólo agregó: “Asumo todo lo que han dicho mis compañeros y espero que nos hagan caso en algún lado, y que ya no se estigmatice desde el poder lo que es el periodismo”.

En un breve texto recordó la ciudadanización del Premio Nacional de Periodismo, en 2001, donde él participó como jurado, consiguiendo dejar atrás la práctica gubernamental del “toma y daca” en la concesión del galardón.

“Desde entonces se ha entregado el Premio, desde la ciudadanía y no desde el gobierno, a grandes periodistas, como Julio Scherer García (2002) y Rafael Rodríguez Castañeda (2020). Hoy, hay una excepción, ciertamente, y espero no ser una decepción. Lo acepto (el Premio), no por merecerlo, sino en nombre de tantos periodistas, en particular reporteros y corresponsales, que laboran en condiciones adversas, entre el asedio y las amenazas directas”.

“Va sobremanera el premio para aquellas y aquellos colegas que han pagado con su vida la libertad de información –alrededor de 150 periodistas han muerto asesinados en los últimos cuatro sexenios –”, enumeró.

Cobián Rosales agradeció al UAM, que entrega el Premio en el 50° aniversario de su fundación, al Consejo Ciudadano del PNP, y a sus colegas, amigos, maestros, editores, compañeros de trabajo y jefes donde ha laborado, “por su confianza, la amistad y las enseñanzas que me han dado”; y a sus familiares allí presentes, “señaladamente”, a su esposa, “por las angustias y sacrificios que los hice pasar”, concluyó.

Ganadores del Premio Nacional de Periodismo 2022

Por Trayectoria

Felipe Cobián Rosales – Partidero.com (Jalisco)

Por Categoría

Reportaje

“No es daño colateral, es nuestro futuro amenazado”. Laboratorio de Periodismo y Opinión Pública (Guanajuato): María Carmen Pizano López, Edith Domínguez, Einnar Espinosa Gaviño, Nicolás Aranda Álvarez, Kennia Velázquez, Arnoldo Cuellar y Miguel Ángel Cabrera.

Mención Honorífica para el reportaje “Fentanilo: Futuro para el narco, muerte para la humanidad”, presentado por Víctor Emmanuel Valles Mata y Ángel Adrián Tinoco Castillo. Plataforma N+ (CDMX).

Periodismo multiformato

“Fragmentos de la desaparición, a dónde van los desaparecidos”. Quinto Elemento Lab (CDMX). Autores: Marcela Turati, Efraín Tzuc Salinas y Thelma Gómez Durán, entre otros.

Crónica/Periodismo Narrativo

“El otro Cancún: Bravo, marginado, irregular”, de Ricardo Hernández Ruiz. Revista Gatopardo (CDMX).

Entrevista

“Serie de periodistas amenazados y desplazados”, de Guillermo Rivera Vázquez. El Sur (Guerrero).

Fotografía, Nayeli Cruz Bonilla por su trabajo “Los migrantes mutilados por La Bestia”. El País (España).

Periodismo Científico y Cultural

“Que tiemblen las montañas”, Canal 14. Autores: David López Arce Ángeles, Christian Palma Montaño, Kattya Gutiérrez Hernández, Juan Manuel Coronel Morales y Erick Díaz García.

Periodismo de opinión y análisis

“La inalcanzable vivienda: ¿las nuevas generaciones no tienen vivienda porque no quieren?”, de Máximo Ernesto Jaramillo Molina (Jalisco). Revista Nexos. Blog La Brújula.

Mención honorífica: “La nota roja, más allá de nuestros prejuicios”, de María Fernanda Muñoz Ruiz (Morelos). Pie de Página.

Caricatura/Historieta/Animación

Gustavo Andrés Otero Rubio, por el cartón “Desaparecidas / Feminicidios”. Gaceta UNAM (CDMX).